El coloso de Rodas

La historia del coloso de Rodas se ha ido moviendo a lo largo de la historia entra la realidad y el mito pero parece que actualmente se han encontrado restos que atestigüan su existencia.


Debió de ser una era una gigantesca estatua del dios griego Helios, erigida en la isla de Rodas, Grecia, en el siglo III A. C.
La isla de Rodas, es la mayor de las islas del archipiélago del Dodecaneso, que aunque su nombre griego significa doce islas, el grupo se compone de mas o menos una veintena. Se ubica en el mar Egeo, entre Creta y Asia Menos.
 Por Rodas han pasado multitud de pueblos, civilizaciones, migraciones y religiones, dorios, árabes, turcos, sarracenos, italianos y su situación geográfica es privilegiada para comerciar con Grecia, el Asia Menor e incluso Egipto.
Gracias a eso se convirtió en un centro comercial muy importante del Mediterráneo oriental.


La historia de Rodas está muy relacionada con la mitología, como ocurre con el resto de Grecia y en el caso de la isla se cuenta que Zeus el dios supremo del Olimpo, decidió otorgar islas y ciudades al resto de los múltiples dioses del panteón olímpico y en el reparto debio de olvidarse de Helio.

- Zeus: "¡Ay!, ahora tendré que comenzar todo de nuevo”.
- Helio: "No, señor. Hoy he observado señales de una nueva isla que emerge del mar, al sur de Asia Menor. Ya me deleitaré con eso".

Cuando Rodas emergió del mar, Helio la reivindicó y engendró allí siete hijos y una hija con la ninfa Rodo, hija de Poseidón, dios de los mares.

Rodas se llamaría así en honor a esta ninfa. También se cuenta que se llamó Rodas (del griego “Ródon”, rosa) debido a la gran abundancia de esta flor en el lugar.


Lo que conocemos sobre el famoso coloso se debe a las noticias que nos han dejado los escritores antiguos, Polibio, Estrabón y Plinio, y a las crónicas bizantinas de Constantino VII Porfirogéneta, Miguel el Sirio y Filón.

Debió de construirse con placas de bronce sobre un armazón de hierro, su tamaño era de 32 metros de altura con un peso de unas 70 toneladas y representaba al dios griego del sol, Helios.


En esta época se producen las disputas entre los generales de Alejandro Magno tras la muerte de este para repartirse el vasto imperio que había dejado.
Rodas se alineó con Ptolomeo I, rey de Egipto y en el año 305 A.C., fue invadida por por un poderoso ejército dirigido por Demetrio Poliorcete, hijo de Antígono I Monóftalmos (general de Alejandro y que fue uno de los candidatos mas serios para reunificar el imperio), rey de Macedonia.


Demetrio era conocido por su experiencia en el arte militar, sobre todo en los asedios, tanto, que en el futuro los militares se referirán a la técnica de asediar fortalezas como "Poliarcética".

Rodas también era muy ambicionada por su importancia comercial debido a su situación estratégica en el Mediterráneo oriental.

Demetrió preparó una imponente fuerza militar que según los historiadores de la época superaba los 50.000 hombres además de casi 400 barcos de transporte y de guerra.
Unos 25.000 rodios estaban dispuestos a resistir el sitio en un de las ciudades mejor amuralladas de la antigüedad.
Cuando llegó a Rodas, comenzó el asedio con dos torres de madera imponentes para salvar la muralla que fueron montadas sobre seis barcos
Una tormenta hizo que los barcos naufragaran y desmoronó el intento antes de poder utilizar las torres.



Volvió a intentarlo y construyó entonces la máquina de guerra más poderosa creada en aquella época, el helépolis, una torre de asedio móvil que se deslizaba sobre ruedas de madera de roble, repleto de catapultas, garfios y puentes levadizos que podian lanzar su infantería sobre las murallas que no había logrado escalar.
Construyó varias helépolis que rompieron una torre defensiva el primer día de su asalto y abrió brecha en el muro, pero la infantería de Demetrio no logró entrar en Rodas.
Dos días después los rodios soltaron sus aguas fecales desde las alcantarillas inundando el terreno ante los muros por donde se deslizaba el helépolis y Demetrio perdió la batalla.



Ptolomeo I, el rey de Egipto ayudó durante todo el tiempo que duró la contienda, aportando soldados y víveres para la defensa y finalmente en el año 304 A.C. envió una flota que hizo huir precipitadamente a Demetrio abandonando la mayor parte del armamento de asedio.

Demetrio que era un sabio político para no quedar humillado tras esta derrota, logró la paz prometiendo ser aliado de los rodios excepto en los enfrentamientos contra los ptolomeos de Egipo, ya que no olvidaba el apoyo prestado por estos a Rodas.

Para celebrar su victoria, los rodios decidieron construir un monumento memorable en el puerto, una estatua gigantesca a Helios, dios del Sol, protector de la ciudad. Consiguieron poder financiarla gracias al dinero que obtuvieron de vender las piezas de las torres que quedaron allí tras la huída de Demetrio.
La construcción fue encargada a Cares de Lindos, nativo de la isla, que ya antes había realizado estatuas de gran tamaño y había aprendido de su maestro, el célebre Lisipo el cual había esculpido una estatua de Zeus de doce metros de altura.
La estatua se va construyendo, primero el armazón de hierro y sobre el las placas de bronce y finalmente, cuando la estatua se termina mide nada menos que 32 metros de altura y cada uno de sus dedos era mayor que una escultura de tamaño natural. 


Su fama atraerá a viajeros de todo el mundo antiguo para verlo.
Fue considerada una de las Siete Maravillas del Mundo. Con la construcción del coloso llegaron a ser cinco las maravillas del mundo que se alzaban sobre la faz de la tierra en ese momento, número que no fue superado sino que fue decreciendo.

En el año 226 A.C., un terremoto derribó la colosal obra y los habitantes de Rodas decidieron dejar sus restos en el mismo lugar donde cayeron por seguir el designio de un oráculo.
Y así quedaron los restos de la estatua por novecientos años aproximadamente, hasta que en el año 654 D.C. los musulmanes se apoderaron del bronce como botín en una de sus incursiones o se vendieron los restos de la estatua a un comerciante judío de Edesa, que los repartió en 900 cargas de camello y los fundió en tierra firme. 


Sea como fuere no subsistió ninguna huella de la estatua de Helios, una de las maravillas más celebradas de la antigüedad.
Exactamente nadie sabe qué aspecto ofrecía el coloso de Rodas aunque se supone que correspondería a un joven atlético, que bien podía haber pertenecido al conquistador más querido y famoso de aquella época, Alejandro Magno ya que debido a las buenas relaciones con los ptolomeos, como símbolo y práctica como faro podían haber elegido la imagen de Alejandro Magno como protector de su ciudad, simbolizando a Helios con sus rayos solares saliendo de la cabeza.
Tampoco se conoce su situación, se puede intuir la disposición actual del fuerte de San Nicolás en el puerto de Rodas, ya que, entre la piedra de la construcción se aprecian restos de marmol, sin un aparente orden artístico, que bien podrían pertenecer a la base del magnífico coloso.


La leyenda del coloso tendió a agrandar sus proporciones. y así durante el Renacimiento se pensaba que su tamaño permitía el paso de los barcos entre sus piernas, pero si hubiese sido así no hubiese resistido debido a su peso y envergadura, por ello, debíó esculpirse con las piernas juntas.


De todas formas el Coloso del que no ha quedado ni rastro asombró durante algo mas de medio siglo a cuantos viajeros llegaban a la isla.
Era el orgullo de Rodas, su seña de identidad en el universo mediterráneo y no  había nada que pudiera competir en grandeza con la imponente estatua, salvo el faro de Alejandría.

13 comentarios:

  1. cuantos años duro la estructa en ser contruida

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por el comentario.
    La estatua tardó en ser construída unos 22 años, empezó en el 304 A.C. y se terminó en el 282 A.C.

    ResponderEliminar
  3. Fantastico! curioso lo de las piernas, siempre creí que estaban separadas.

    ResponderEliminar
  4. je, je..hola, gracias por el comentario, la verdad es que era mas romántico imaginárselo con las piernas separadas y los barcos atravesando por debajo si, ja, ja..

    ResponderEliminar
  5. escuché que el escultor cares de lindos no dimencionó bien los gastos de construcción y se endeudó más de la cuenta por lo que luego tuvo una vida miserable que lo habria llevado al suicidio..

    Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por el comentario y por el detalle que comentas que no conocía.

      Eliminar
  6. Esta muy buena la informacion , justo estoy haciendo un informe sobre rodas y es muy util gracias por la ayuda

    ResponderEliminar
  7. Que interesante pero por que lo mandaban hacer

    ResponderEliminar
  8. Hola, tienes algún conocimiento matemático a cerca de este tema?

    ResponderEliminar
  9. buenas, muy buen comentario de esta escultura, pero hay varios aspectos en los que no estoy muy de acuerdo: 1-según estudios se cree que se esculpió con las piernas abiertas pero con un tercer punto de apoyo, como ropajes que iban desde el brazo al suelo.
    2- no saben cierto si estaba en el puerto, hay varias hipoteses, la primera es la del puerto, la otra es la que se costruyó en la colina que hay en rodas donde actualmente hay un castillo medieval.
    gracias.

    ResponderEliminar