Las islas de la desolación

Las islas de la desolación era el nombre que antiguamente recibían las islas Kerguelen, archipiélago  que se encuentra en el océano Índico sur, a 49°18'0"S y 69°18'0"E, a unos 3.300 kilómetros al sureste de Madagascar, 4.200  kilómetros al suroeste de Australia, y 2.000 kilómetros al norte de la Antártida.


Fueron descubiertas en 1772 por Yves Joseph de Kerguelen de Trémarec, al mando de una expedición francesa. 


Durante la segunda mitad del siglo XIX se creó una efímera república de balleneros y en 1893 el estado francés tomó oficialmente posesión de las Kerguelen. 


En 1924 las islas Kerguelen, junto a las islas Crozet, Saint-Paul, y Amsterdam, fueron anexadas al Gobierno General de Madagascar que dependía de Francia. 
En  1955 viendo que Madagascar se iba a independizar, el estado francés incluyó a los archipiélagos en sus territorios de ultramar, son por tanto posesión de Francia incluidas en los Territorios Australes Franceses (Terres Australes et Antarctiques Françaises, TAAF) y cuentan actualmente con una población de un centenar de científicos y sus familias cuya presencia es de carácter temporal durante el verano austral, instalados en la base llamada Port-aux-Français, al este de la isla principal.


La isla principal es la de Grande Terre con 6.675 kilómetros cuadrados de extensión (150 kilómetros lineales de oeste a este, y 120 kilómetros lineales de sur a norte) y su cota más alta, y de todo el archipiélago, es el Mont Ross con más de 1800 metros de altura del cual descienden ventisqueros que en la parte occidental constituyen un extenso glaciar. Es radial con costas muy accidentadas y escarpadas donde abundan los fiordos y las penínsulas.


Además el archipiélago se compone de mas de trescientas pequeñas islas, islotes y arrecifes que se disponen en torno a la isla mas grande, lo que hace que la extensión total sea de 7.215 km².


El clima es húmedo subantártico, y durante todo el año prácticamente no deja de llover o de nevar. Se llegan a alcanzar temperaturas de 20 grados bajo cero.

De su naturaleza debemos destacar su fauna endémica, como las herbáceas o los brezos, así como su fauna, donde encontramos focas, lobos marinos, renos, pingüinos.

1 comentario:

  1. AHI COMIENZA LA AVENTURA ESCRITA POR JULIO VERNE, LA ESFINGE DE LOS HIELOS!!

    ResponderEliminar