La muerte del mar Aral y los barcos del desierto

Ver un barco en el desierto es una vista digna de haber sido sacada de una película de ciencia ficción.


No obstante, en el desierto cercano al mar de Aral en Kazajistán esta no es una visión fuera de lo común ya que desafortunadamente, a causa de las terribles acciones contra la ecología que la Unión Soviética cometió en el área al cambiar el curso de los dos ríos que lo alimentaban,  conllevó que  mar hoy día se esté reduciendo drasticamente, y que varios barcos que en el pasado se habían hundido o habían sido abandonados en sus aguas fuesen quedando expuestos en este nuevo desierto formado a partir de la desaparición de las aguas.


Alrededor de los años 60 del siglo XX, el mar perdió la mayor parte de su suministro natural de agua, totalizando una pérdida de 25 a 55 kilómetros cúbicos por año, razón por la cual el mar de Aral perdería unos 20 centímetros promedio por año a partir de 1961 y continuaría así hasta 1971. Las cosas no mejorarían a partir de aquí, y durante los años 70 esa cifra se triplicaría convirtiendo la zona adyacente de un árido desierto.

Desafortunadamente los, entre 30 y 35 mil kilómetros cuadrados de arenas de alto contenido salino expuestas por la desaparición del mar, actualmente están probando ser un desastre ecológico aun mayor ya que son arrastradas por el viento en un radio de 200 kilómetros, arruinando así otras áreas cercanas de cosecha y causando grandes pérdidas. 
Se ha detectado su presencia hasta en el Himalaya.

3 comentarios:

  1. hola,estoy visitando distintos blogs con el objetivo de propagar mi punto de vista,te agradeseria si considerases visitar mi pagina.

    ATT:R.B

    ResponderEliminar
  2. Es muy triste, aunque la visión es subrealista

    ResponderEliminar
  3. Es una locura de los gobiernos no considerar las consecuencias para la tierra y los seres humanos. Nos estamos matando solos.

    ResponderEliminar